En “Julio, mes de la Guelaguetza 2014”:“La gente tiene que bailar sin tener que pagar”, sonidos de la marimba en el Miércoles de Danzón

Bajo el Laurel, del zócalo de la ciudad se congregaron a oaxaqueños y visitantes que arriban a la entidad, para disfrutar del Danzón. Como ya es tradición y en el marco de las actividades de “Julio, mes de la Guelaguetza 2014”, se presentó el “Miércoles de Danzón con la Marimba del Estado”, bajo el laurel del Zócalo de la Ciudad de Oaxaca de Juárez, que congregó a oaxaqueños y visitantes que arriban a nuestra entidad en un ambiente festivo y lleno de algarabía. Con los sonidos de la Marimba del Estado, parejas de diversas edades, disfrutaron de este baile popular, de origen cubano,

y que ha retomado la población oaxaqueña como parte de de sus actividades recreativas que se realizan en el zócalo de la capital del estado. La presentación no solo fue para las parejas asistentes, sino también para todas y todos aquellos que se dieron cita o se detuvieron para deleitarse de la música en vivo que interpretó la Marimba. El objetivo de este encuentro, es incentivar en entre la población oaxaqueña y para los visitantes que llegan a la entidad, actividades culturales y artísticas. El lema de don Luis Santiago, fundador del movimiento danzonero en Oaxaca, fue: “La gente tiene que bailar sin tener que pagar”, por lo que se promueven estas actividades para que todo público asista. El danzón es un baile cubano que utiliza el ritmo del cinquillo; por lo general las parejas bailan muy pegados y sacrifican la velocidad por el estilo. El movimiento debe ser muy sutil y sin un gran desplazamiento en la pista. Se dice que una buena pareja de danzón debe ser capaz de bailar en el área equivalente a una moneda de centavo. Mediante este evento también se pretende integrar a las personas de la tercera edad a actividades recreativas ya que el danzón constituye de 3 etapas, que no necesariamente tienen un orden secuencial. En la primera se baila lentamente y cuidando mucho el estilo, dibujando cuadros en el piso y a ritmo de 3 tiempos. En la segunda etapa, se aplaude a la orquesta mientras las mujeres se echan aire con el abanico y los hombres se acomodan la ropa, en la tercera etapa se baila más rápido (eso sí, sin perder el estilo) y al ritmo del son cubano.

Comparte esta noticia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Más noticias